En Dinamarca!: panelista en encuentro sobre cambio climático previo a la COP15

La primera semana de diciembre tuve la gran oportunidad de viajar a Copenhague, capital de Dinamarca, invitado por Energy Ethics para participar en el "South-South Inter-regional Youth Meeting on Climate Change", previo a la XV Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas -COP15-.

La idea del evento fue posibilitar el encuentro y el diálogo entre jóvenes provenientes de lo que se suele llamar el "Sur Global", entendiendo que la mayoría de los pueblos del hemisferio Sur tienen altos niveles de pobreza y exclusión social y una historia común de colonialismo, además de afrontar en el presente desafíos comunes en términos de desarrollo. Y, además, están relegados de los procesos internacionales de toma de decisiones.

Compartir experiencias, visiones, historias de participación y lucha, buscar la unidad en la diversidad, y, por sobre todo, sentar las bases para la construcción de algún tipo de articulación -que no homogeinice, sino que potencie- entre los muchos, diferentes y hasta divergentes movimientos juveniles ambientalistas de Latinoamérica, África y el Sur de Asia, fue la propuesta de Energy Ethics y su cofundador, el costarricense Walter J. Sánchez, para este evento.

Mi rol fue integrar un panel donde expuse algunas ideas sobre las maneras de articulación posibles, con especial énfasis en lo que podría resumirse en "actuar local, pensar regional". Además, fue una buena ocasión para compartir la experiencia de la "iniciativa de participación juvenil en la COP10", que tuvo lugar en Buenos Aires, cinco años atrás, en un contexto muy diferente al actual, donde a las y los jóvenes no se los reconocía como un sector a ser incluido en el debate internacional del cambio climático.

Como puso Cecilia en mi muro de Facebook, recordando nuestra experiencia y trabajo en pos de incluir a jóvenes en la COP10: "Hubo que remarla a morir. Eramos tan pocos jóvenes. Increíble que se haya avanzado tanto. Creo que hoy el tema está en la agenda de las juventudes de muchas partes del mundo. Y quiero creer que ayudamos en algo".

Como ejemplo de los cambios que hubo en los cinco años entre la COP10 de Buenos Aires y la COP15 de Copenhague, basta decir que en la COP15 ya estaba establecido un "constituency group" oficial de juventud -algo que reclamamos en nuestra declaración de 2004- y todo lo que eso representa: mayor visibilidad y reconocimiento, facilidades para la participación, algunos fondos y mayores posibilidades de incidencia en el proceso de negociaciones.

Les pego algunos twitteos que hice durante el "South-South Inter-regional Youth Meeting on Climate Change" resumiendo intervenciones de participantes:

- África: "queremos más capacity building y no tanta conferencia detrás de otra"

- Latinoamérica: "estrategias deben partir de empoderar a las comunidades de base y las soluciones deben surgir de sus deliberaciones"

-Latinoamérica: "estamos afuera de muchos debates como región porque no nos consideran una región pobre, sino corrupta"

- "La próxima COP será en México. Es una oportunidad:tenemos que marcar la agenda los latinoamericanos y no los estadounidenses"

- Chica de África dice: "debemos intentar trabajar juntos online y/o hacer una campaña global después de la #cop15" "Entrecruzar las redes"

- Chico de África: "debemos focalizarnos más en acciones específicas y no tanto en campañas"


La ciudad: Me recorrí la fría Copenhague de cabo a rabo, caminé desde el amanecer al anochecer (a eso de las 16.30 ya era de noche), recorrí sus lugares típicos y no tanto, fui de cervecería en cervecería y también paseé largo y tendido en su curioso cementerio. Saludé a Hans Christian Andersen y a Sören Kierkegaard. Me saqué una foto con La Sirenita y disfruté cruzando sus canales y perderme por ahí.

También pude visitar la "Ciudad Libre deCristiania", una comunidad "autónoma", un "Estado" dentro de otro Estado. Cristiania te recibe con un cartel que dice "usted está saliendo de la Unión Europea". Un barrio nacido de los tiempos revolucionarios de los '70, con mucha bohemia, con sus propias leyes (entre otras, no se pueden sacar fotos) y donde las instituciones danesas no tienen injerencia (la policía, por ejemplo, no se mete, aunque útimamente las cosas empezaron a cambiar). Sorprende ver toda una feria a cielo abierto de venta de marihuana y otras drogas "blandas", categorizadas por sabores, calidades, procedencias, etc...

Agradecimientos totales: Quiero agradecer a Walter Sánchez, de Energy Ethics por la oportunidad, el trato que me dio, su paciencia en torno a mi participación y su amistad. Seguro que vamos a poder hacer nuevas cosas a futuro. También quiero agradecer a Carlos García-Robles, de Amigos de la Tierra Dinamarca porque fue él quien recomendó mi participación. Carlos es un amigazo mexicano que conocí en Brasil en un encuentro de características únicas, como lo fue la JAM Local, en 2004.

También agradezco a los profesores que no me pusieron las faltas en la facu! :)

Les dejo un slideshow de las fotos de mi paso por Copenhague :D



Publicar un comentario